Grandes fondos, bancos y millonarios extranjeros: así son los dueños de las nuevas Socimis

Socimis

Propiedad de grandes patrimonios internacionales o del mayor fondo de inversión del mundo, entre las 29 Socimis que cotizan actualmente en el MAB, destacan compañías con 1.600 millones en activos y 800 millones de capitalización.

Las Socimis son ya mayoría en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB): con una capitalización conjunta de 3.500 millones de euros, ya suponen el 68,5% por valor bursátil de este mercado, destinado a las pequeñas y medianas empresas.

En total son ya 29 las sociedades inmobiliarias que forman parte del MAB, compuesto por un total de 67 empresas. Diecisiete sociedades inmobiliarias saltaron al parqué el año pasado y Gore Spain Holdings ha sido el encargado de dar el pistoletazo de salida a los estrenos bursátiles de este año: debutó en el MAB el pasado 19 de enero. Se trata del vehículo controlado en su totalidad por el fondo GreenOak, uno de los inversores más activos del mercado inmobiliario español. La Socimi se estrenó en Bolsa con un valor de 144 millones de euros.

De esta casi treintena de Socimis, cinco de ellas cuentan con una cartera de activos que nada tiene que envidiar a otras inmobiliarias cotizadas en el Continuo, el hermano mayor del MAB. Sin embargo, aunque por su tamaño podrían dar el salto al índice, sus accionistas prefieren estar en el selectivo de las pymes, que permite mucha menor visibilidad y un menor requerimiento de información.

Las mayores Socimis

Con una capitalización de 819 millones de euros, Gmp es la mayor Socimi del MAB, superando a una de las cuatro presentes en el Continuo, Lar España. Esta inmobiliaria, fundada en 1979 por la familia Montoro Alemán, salió a Bolsa el pasado mes de julio, tras acogerse a este régimen dos años antes.

En octubre de 2014, esta inmobiliaria, dueña de una veintena de edificios de oficinas en las zonas financieras más destacadas de Madrid, dio entrada en su capital al fondo soberano de Singapur GIC. En la actualidad, posee el 32,9% de la Socimi, participación que controla a través de otra homóloga cotizada en el MAB, Eurocervantes.

Gmp no sólo es la Socimi con mayor capitalización, también la que posee la mayor cartera de activos, valorada, a 30 de junio, en 1.800 millones de euros.

Otro gran propietario de edificios de oficinas es Zambal. Esta Socimi es la única de las cinco grandes del MAB que no está gestionada por su propietario. La firma Investment Business Beverage Fund, radicada en Luxemburgo y propiedad del magnate francés Pierre Castel, tiene como gestor de sus inversiones inmobiliarias en España a Iba Capital, compañía liderada por su compatriota Thierry Julienne.

Esta Socimi es el casero de multitud de grandes compañías, españolas e internacionales, ya que posee las sedes madrileñas de Vodafone, Enagás, Gas Natural, BMW, Unidad Editorial y Dia, entre otros edificios. Su cartera está valorada en más de 730 millones de euros, frente a los 559 millones de valor de capitalización que posee.

Perspectivas para 2017

La proliferación de las Socimis en el parqué continuará este año, según los expertos, que creen que el contexto económico juega favor de estas compañías. “El mercado inmobiliario en general, y en particular el segmento de las empresas de patrimonio inmobiliario, ha vuelto a despertar el interés de los inversores, ante la escasa rentabilidad ofrecida por otro tipo de activos, el razonable perfil de riesgo del negocio subyacente y la reciente recuperación económica de España”, apuntan en Intermoney.

Nicolás López, director de análisis de M&G Valores, confía en que su expansión en el mercado español continuará. “Es un tipo de compañía que va a tener éxito, porque son una vía para apostar por el sector inmobilario con ciertas ventajas para el accionista”, afirma.

Esther Martín Figueroa, directora del equipo de análisis de Intermoney explica que los puntos fuertes de las Socimis son, por un lado, su fiscalidad, ya que el tipo de gravamen de las Socimi en el Impuesto de Sociedades se fija de manera general en el 0%. Y por otro lado, su retribución. “Estas compañías suelen tener expectativas de repartir elevados dividendos, ya que es obligatoria la distribución de entre el 80% y el 100% del beneficio”, comenta.

Sin embargo, los analistas advierten de que el reducido tamaño de estas empresas y su escasa liquidez conllevan riesgos para los inversores, ya que cabría la posibilidad de que no puedan vender las acciones cuando lo deseen por su ínfimo volumen de negocio.

De momento, ninguna firma de inversión de las consultadas por Bloomberg hace seguimiento de las Socimis del MAB. Por el contrario, las cuatro Socimis que cotizan en el Índice General cuentan con buenas recomendaciones: al menos un 82% de las casas de análisis que sigue estas empresas aconseja comprar o mantener sus títulos en cartera para el medio plazo.

Fuente: Diario Expansión